Buscar
  • Albert Pi

Educar el talento en la escuela



Cuando hablamos de talento, lo entendemos como aquella habilidad innata de una persona, que destaca en un ámbito concreto. Cada persona es buena o hábil desarrollándose en algunas actividades concretas. En el caso de los niño/as lo vemos muy fácilmente, uno es muy bueno en matemáticas, pero no en educación física, la otra se le da muy bien la música y hay otra niña que es líder en su grupo y tiene relaciones satisfactorias con todo/as a pesar que no destaca en lo académico.


Así pues, un talento, fortaleza o inteligencia (dependiendo del enfoque teórico en psicología) es un tipo de habilidad innata, que destaca en la persona sin necesariamente entrenarla y que es posible potenciarla y desarrollarla. Hay que tener en cuenta, que el talento es una aptitud natural que viene desde que nacemos. Con el talento se nace, pero si no se descubre y se practica no acaba siendo una habilidad. Podemos decir que el talento es una habilidad en potencia.


“Los recursos humanos son como los recursos naturales. A menudo se ocultan bajo la superficie y hay que esforzarse para encontrarlos. […] Tal vez no sepas cuales son todas tus aptitudes porque nunca has necesitado ponerlas en práctica. Están latentes en tu interior, a la espera de ser descubiertas.”

(Robinson, 2014)


Es muy importante reconocer y potenciar los talentos en el alumnado. En la infancia, el talento y sentirse válido para algo está muy relacionado con la autoestima. Desempeñarnos en algo que se nos da bien y ser reconocido desde fuera favorece a la autoestima y ayuda a sentirnos realizados.


No tiene sentido poner los niños y niñas a esforzarse en tareas en las que no son buenos/as y no les apasionan. Imagínese que a Albert Einstein lo hubieran puesto en un equipo de baloncesto profesional y a Michael Jordan en una facultad de física. Menudo desaprovecho de talento.


La cooperación y la sinergia significan que cada uno aporte al grupo aquello que puede aportar. Y lo mejor que puede aportar un niño/a al grupo es lo que se le da bien y lo que le apasiona. Cuando se le da bien a alguien hablar en público, sus compañeros/as seguramente le invitarán a que haga la presentación en clase del trabajo, y a otro, le encomendaran que haga la redacción porque es un excelente comunicador escrito. Cada uno aporta su recurso, su valor, su talento.


Así pues, se deben reconocer en el alumnado y también potenciar sus talentos en clase. En la escuela, se tiene que de dar espacio para que practiquen sus talentos en la medida de lo posible. Se debe generar grupos que creen sinergias entre sus talentos. Se debe encomendar actividades para potenciar los talentos de cada alumno. Se ha de reconocer personalmente y públicamente los talentos de los alumnos. Todo esto ayudará a reforzar los talentos en uno mismo y a generar creencias empoderadoras.


REFERENCIAS

Robinson, K. (2014). Encuentro Tu Elemento: El Camino para Descubrir tu Pasión y Transformar Tu Vida. Vintage Espanol.

35 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo